29 may. 2013

El desafío de ser una mujer Masai en Kenia



 
 

De los Masai a España

Esta pequeña reseña de la mujer masai fue publicada por  Joan Erakit en las noticias de All África. Me ha parecido importante  no para dar propaganda a las ya tan famosas sandalias pikolino sino por el hecho de sentirme orgullosa de las mujeres Masai. Y así os la comparto...

La tribu masai de Kenia y Tanzania es conocida por mucha gente. ¿Quien no ha visto Memorias de África? ¿O tal vez haya tenido la suerte de ir a safaris en las tierras de Mara, Samburu o Amboseli de los masáis? Así que son para nosotros  más  conocidos que otros pueblos africanos.
Además los masai son una tribu que durante mucho tiempo ha sido  una linterna  de cultura tradicional que iluminaba  el camino para muchos africanos.

Pero quitando la parte anecdótica esta tribu se ve confrontada a los innumerables obstáculos que los demás grupos marginalizados en el mundo  tienen en su camino hacia el desarrollo.

Un punto curioso a resaltar es que el jefe de la comunidad de los masai de Mara, William Kikanae,  ha tenido una entrevista con el IPS (Servicio Público de Internet) en Nueva York debido al lanzamiento de una campaña por la empresa Pikolinos  de zapatos española, en  una iniciativa de dar oportunidades económicas a las mujeres de las tribus locales.

Kikanae admitía personalmente  que las mujeres constituyen la parte más importante de la familia, pero para los Masai, no tienen  importancia alguna  ni poder como los hombres.

William Kikanae es director de la Asociación para el Desarrollo, el Comercio alternativo y los micros créditos en Kenya y trabaja con marcas extranjeras como Pikolinos para desarrollar proyectos que ayuden a las mujeres de su comunidad a ganar dinero. En este proyecto las mujeres bordan las sandalias que se envían a España para ser terminadas y vendidas en todo el mundo y con los beneficios conseguidos con  este y otros proyectos se pueden construir escuelas, centros de salud y casas.

Al principio los hombres creían que Kikanae apoyaba a las mujeres para que tuviesen mas poder que los hombres, pero en la actualidad hasta los políticos están orgullosos del trabajo de las mujeres y saben que solo desean mejorar el bienestar de su pueblo y sus familias.

 Personalmente considero que llevar una sandalia bordada por una mujer masai, no es un favor que le hacemos sino por el contrario un orgullo y un lujo para nosotros. ¡Suerte que tenemos!

Foto: sin animo lucrativo.