7 abr. 2014

Una reflexion sobre el tiempo de Cuaresma


Hemos de decir NO a una economía de exclusión


Durante la Cuaresma  la Iglesia invita a los cristianos a reflexionar sobre nuestra vida y nuestras motivaciones. Durante este tiempo que vivimos ahora,  estamos todos invitados a abrir nuestros corazones a los pobres  y a preguntarnos porque el sistema económico actual no es el adecuado para eliminar la pobreza.

Este modelo económico esta basado en la hipótesis de que el crecimiento económico y el  ínter-cambio libre nos traería mas justicia y que esto permitiría que todas las personas estén incluidas; Sin embargo la  realidad es que la desigualdad aumenta y los pobres están excluidos del sistema. El Papa Francisco líder de la iglesia católica ha puesto al mundo en guardia contra una “mundializacion de la indiferencia” que esta tomando ya raíces profundas y que ignora el grito de los pobres. Pero lo más preocupante es que esta trayendo una especie de legitimidad a esta economía egoísta  de exclusión y de desigualdad.

Falta de solidaridad es la característica del sistema global económico que concentra los recursos y las riquezas en las manos de algunas multinacionales que aparentemente  la depositan  sobre los Gobiernos y los parlamentos. Mientras tanto los pobres continúan perdiendo sus riquezas y los medios necesarios para subsistir a través de caminos de estructuras económicas injustas  que terminan en explotación ilegal de los recursos naturales y el acaparamiento de las tierras.

Dentro de poco  todo el planeta solo estará en manos de unos pocos que poseen toda la riqueza mundial.
¿ Pero a quien importa?