8 nov. 2012

Bet She´An

Todo el Oriente Medio es definitivamente el centro del del mundo tal y como lo conocemos hoy día.
Recorrer Palestina e Israel es una experiencia única porque lo mismo da que viajes en coche o lo hagas andando la realidad es que tus pies pisan debajo de la tierra o el asfalto ciudades que existieron hace miles de años. Civilizaciones vinieron y desaparecieron dejando vestigios de ellas para la posteridad. En sus comienzos solo fueron lugares elegidos por un grupo de habitantes que se instalaron sobre una montaña o un valle, cerca de fuentes o pozos de agua y poco a poco fueron convirtiéndose en ciudades sofisticadas, centros de irradiación de una cultura, prospera en los negocios e ínter cambio de bienes, floreciente en sus construcciones. Al paso de los siglos muchas de estas ciudades fueron abandonadas o invadidas por otros pueblos y civilizaciones que reconstruían de acuerdo con su arquitectura y maneras de vivir. Hoy los arqueólogos son capaces de diferenciar hasta cinco niveles de ciudades que existieron en el mismo lugar, una encima de la otra.
Bet´ She´An es una de ellas. Sus habitantes datan de 5.000 años B.C.E que se instalaron en una montaña  al sur del río Harod, en el corazón de un área muy fértil y cruce de varios caminos. Durante 300 años estuvo bajo el dominio de Egipto. Las tribu israelitas no consiguieron apoderarse de esta ciudad cananea. Los filisteos, señores de Bet She´An expusieron los cuerpos del rey Saul y sus hijos en frente de sus murallas. Mas tarde fue conquistada por el rey David y convertida en un centro administrativo durante el reinado de su hijo Salomón. A partir de entonces la ciudad paso a ser dominio de sirios, helenos, judíos y gentiles hasta el año 63 B.C.E que la invadieron los romanos.
En aquella época llego a formar parte de la Decapolis, las diez ciudades mas importantes del imperio romano y con ello del norte de Israel. Y fue durante este periodo que la ciudad creció y se extendió con magníficos edificios públicos adornados con estatuas y capiteles. En el periodo bizantino su población llego a los 40.000 habitantes y convertida al cristianismo la ciudad se rodeo de un muro con monasterios e iglesias muy cercanos a ella. La ciudad fue declinando durante el periodo de conquistas árabes y en el año 749 un terremoto devasto a la ciudad y en los siglos siguientes solo fue un pequeño poblado concentrado en el Sur de la ciudad.

Lo extraordinario de Bet She´An es que en la actualidad y gracias a la reconstrucción que se hace los que nos  acercamos a ella nos encontramos con unas estructuras que no necesitan mucha imaginación para visualizarla en su periodo mas glorioso. Una calle de mas de 150 metros de columnas romanas cruza la ciudad desde la base de una colina hasta el teatro romano. La parte noroeste tiene un pórtico cubierto que da a una hilera de tiendas cuyas fachadas estaban cubiertas de mármol. En el siglo 2 C.E se construyo un hipódromo para carreras de caballos y carros de 200 metros de largo fuera de la ciudad que mas tarde se convirtió en el anfiteatro del que aun existe en estado original 3 filas de asientos semi circulares pero que en su tiempo dio cabida a 6.000 espectadores. A la entrada de las puertas al anfiteatro se conservan los baños públicos y las letrinas separadas solo por piedras una al lado de la otra que eran utilizadas por el publico indistintamente de su sexo.

Otra calle con el nombre de “Silvanos” fue en sus comienzos una carretera flanqueada por enormes columnas y ribeteada todo lo largo por una piscina de mármol. En el periodo bizantino la convirtieron en una calle con un gran Hall cubierto con techo utilizando las columnas para sostenerlo y que a su vez conservaba la piscina en la base del Hall. La ciudad poseía un templo romano, fuentes en las calles, tiendas y sistemas de desagüe. En su parte mas elevada a la que se llega subiendo por una escalera que bordea la colina han sido descubiertos mas de 20 diferentes niveles de pueblos que existieron allí desde hace 5000 años y en los restos de la ciudad cananea que existió con su muralla hay vestigios de cinco templos distintos construidos uno encima del otro. Es una verdadera maravilla.

Desde allí si podemos decir que cuando la ciudad te mira, 7.000 años de historia nos contemplan.!!

4 nov. 2012

He regresado al desierto...


He regresado al desierto de Negev y la impresión que me ha causado ha sido mas fuerte que la primera vez que lo vi hace unos meses.
La sensación de caminar en esa garganta entre las dos paredes cortadas como si lo hubieran hecho a cuchillo me hacia sentir lo que en realidad soy y somos en comparación con la montaña ...unos entes pequeños y diminutos. Sin haberlo decidido de antemano el grupo que eramos fuimos separándonos poco a poco y tomando distancia unos de otros. Necesitábamos estar solos. Yo quería rodearme de esa soledad, caminar a mi propio paso, tener tiempo de levantar la mirada por aquellas paredes en las que la erosión y los millones de años habían ido modelando en hendiduras profundas muy visibles, en escalones grandiosos de piedra que parecían invitar, lanzar el reto de que intentáramos alcanzar la cima escalandolos, utilizándolos y a dejar el camino seguro y tranquilo del fondo del barranco para unirnos físicamente contra sus paredes haciéndonos una con ella. La sensación de pequeñez era total.

Unos pocos arbustos crecían en los bordes del camino aprovechando diminutas bolsas de agua que también servían de bebederos para las cabras montesas que habitan en esa región. Las saltee utilizando las piedras que sobresalían aquí y allá y se mezclaban con el agua y seguí caminando hasta encontrar la cascada fina y no mayor de unos 20 metros que como una verdadera cola de caballo descendía desde lo alto del despeñadero. En ese lugar, aparentemente final de camino descansamos, nos llenamos de su belleza y bajo un sol verdaderamente tórrido iniciamos el regreso hasta la entrada del parque.
Algunas personas del grupo estaban totalmente sorprendidas por el paisaje y la propia idea que tenían del desierto: un lugar de dunas y arenas...Pero el desierto del Negev es distinto a esa visión. Con sus innumerables montañas de piedra, rocas, y total ausencia de bosque o arbustos ofrece un espectáculo único y grandioso que abarca desde alguna de sus cimas y hasta donde la vista puede abarcar, kilómetros y kilómetros de montañas en donde nada parece vivir o moverse. Pensé en un cuadro de un desnudo en que la belleza del cuerpo se ofrece totalmente al que la admira. La montaña hace lo mismo en el Negev, se muestra en su pureza total. Me quede extasiada ante aquella inmensidad y entonces supe lo que era el Silencio. Lo podía sentir, lo podía escuchar...me hablaba, se revelaba a mi, me decía lo que era...Solo tenia que permanecer mas quieta, mas pequeña, mas callada...Y entonces si, el silencio me rodeo , me poseyó e inundo todo mi ser. Eso es el Negev.