9 may. 2011

El placer de leer



El Museo Thyssen-Bornemisza suele dividir sus exposiciones temporales en dos partes lo que me parece una idea más que excelente. Lo es, puesto que quien no puede pagar la entrada del museo del Paseo del Prado si puede entrar gratuitamente en la que organiza Fundación Caja Madrid y que estos últimos meses ha llevado por título Heroínas. He visto las de ambas instalaciones y me parece mucho mejor la de la Fundación. Más escogida y más centrada en una serie de pintoras que representan a la mujer en distintas facetas de su vida. Algunas obras son exquisitas. Como los dos cuadros de Marie Bashkirtseff y el de Gustav Adolph Henning de “Muchacha leyendo”.

Al mirarlos una y otra vez he recordado un par de cosas que creo comparto plenamente; una afirmación de un pintor contemporáneo que vive en Canarias y que hace muy poco y en el Thyssen me comentaba lo difícil que le resultaba comprender el que la gente viniera a Madrid y una gran mayoría no fuera a visitar los museos. Para poder llenarse de tanta belleza. Le parecía casi blasfemo…A mí no. Los sentidos y la apreciación del Arte tienen que ser educados y alimentados desde la infancia y si no se hace deja indiferente a quien lo ignora. No sabe lo que pierde de la Vida.
La otra cosa es que la lectura es el gran placer que podemos tener de sumergirnos en otros mundos, tener otras vidas, viajar a lugares a los que nunca podremos acceder y entrar en los sentimientos y en las almas de cientos de personajes que vivieron hace siglos o están creados en nuestra época. Ahí sí que podemos nosotros convertirnos en héroes y heroínas. Y la lectura está al alcance de todos. A pesar de la afirmación de Virginia Woolf al derecho a tener “una habitación propia”, o la de otros artistas en los que se precisa una ventana abierta a la luz y al exterior para descansar la mirada de vez en cuando, reflexionar en lo que leemos, saborearlo y hacer una pausa, leer puede hacerse desde cualquier lugar que escojamos o podamos y dispongamos de un poco de tiempo para abrir las hojas en un libro.

Heroínas presenta una sección de mujeres leyendo, recogidas, completamente abstraídas por la prosa o la poesía de los libros que sostienen en sus manos y con un halo de misterio que hace desear saber a quienes las contemplan, donde están o que sienten. Su contemplación te serena, evoca un sentimiento de nostalgia, de paz, de bienestar que es distinto de la vorágine y problemas que nos rodean al traspasar las puertas de la Sala y salir al mundo exterior. Te llena de añoranza…y una no puede dejar de preguntarse: Añoranza, ¿de qué?

6 may. 2011

Mas sobre Malaria...


George Clooney contrajo en Enero pasado la enfermedad pero y los millones de africanos que la contraen diariamente?

La malaria es una enfermedad infecciosa propagada por mosquitos, que amenaza a 3.300 millones de personas en 190 países del mundo.
Cada año hay más de 225 millones de casos de malaria, de los que casi un millón son mortales, el 90% de ellos viven en el África subsahariana donde los niños y las mujeres embarazadas son las principales víctimas.
África sigue siendo la región del mundo que carga con el peso mayor de casos de malaria y defunciones. 50 países africanos tienen regiones en las que reina la malaria. Un tratamiento médico medio puede costar entre 6 y 10 $ USA en muchos países africanos, mientras que el 60 % de los africanos ganan menos de 2 $ diarios. Cuando estas personas deben pagar por el tratamiento, la mayoría no pueden permitírselo, así que no tiene acceso al tratamiento.
En los últimos años, las posibilidades de combatir y restringir la malaria han aumentado. El Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la Tuberculosis y el Paludismo ha ofrecido tratamientos gratuitos de malaria a muchos países en África, y actualmente orienta una parte importante de su ayuda al refuerzo de los sistemas nacionales de salud, un factor importante en la lucha contra la malaria.
La intervención de la OMS ( Organización Mundial de la Salud) para combatir la malaria ha tenido un efecto positivo en África, y el número de infecciones ha disminuido desde 2008. Según un informe de este pasado año 2010 de la OMS, el número de fallecimientos debidos a la malaria en el continente ha bajado del millón a 781.000 personas. Esto es un punto muy positivo.
Hoy existen instrumentos eficaces para tratar la malaria, pero sólo tienen acceso a ellos un número limitado de personas. Existen nuevos medicamentos como la Artemisina, derivada de una planta que combate eficazmente la infección del paludismo. Desgraciadamente muchas mujeres embarazadas y sobre todo niños no obtienen frecuentemente el tratamiento que necesitan. En Malawi, cuando la Chloroquina podía ser utilizada como prevención se repartía gratuitamente en las clínicas Prenatales. Hoy día hay que actuar sobre la enfermedad tomando el tratamiento completo. Por eso las dos barreras principales son el coste de los test y el tratamiento, y en muchos países y regiones la dificultad que hay para acceder a los centros de salud.
En los últimos años ha habido un movimiento importante en la lucha contra la malaria. El coste para su eliminación se estimaba en 5.330 millones $ en 2009; 6.200 $ USA millones en 2010 y 5.001 millones $ USA para cada año del 2011 a 2020. Lo que no esta calculado es el coste de la malaria en vidas humanas y el efecto devastador que esto supone para la economía de esos países.
Un cierto número de organizaciones médicas y ONG se han unido a los esfuerzos de las Naciones Unidas. Han hecho un llamamiento para que entren en vigor una serie de medidas decisivas tales como el tratamiento gratuito, el uso extendido de test rápidos gratuitos, la formación de personal local para identificar los casos simples de malaria en los centros de salud locales y la distribución de mosquiteros impregnados de insecticida. Estas medidas han podido salvar muchas vidas en los países y regiones pobres en desarrollo. Pero aun queda mucho por hacer. Los impuestos aduaneros aplicados en muchos países en los que la malaria es endémica hacen subir el coste de los medicamentos.
Para conseguir los objetivos del Milenio para el Desarrollo (ODM) en el tema de la mortalidad por malaria, y para aportar un cambio real, son necesarios esfuerzos a nivel nacional e internacional. El apoyo político a nivel de cada país y nuevas estrategias y nuevas finanzas a nivel internacional son las dos estrategias esenciales. Sólo mediante una real cooperación entre países y sus socios internacionales se conseguirán los Objetivos del Desarrollo del Milenio para el año 2015.