16 may. 2014

El dia 25 de Mayo, un dia de responsabilidad para todos


Ya se acerca el día de las elecciones parlamentarias para Europa y todos los ciudadanos debíamos de votar sin ninguna excepción.
La gente esta desilusionada de la clase política y de todos los escándalos que vivimos en España tanto vengan de los dos mayores partidos políticos que tenemos Partido Popular y PSOE como aquellos que en los últimos meses hemos escuchado también que afectaban a sindicatos y a otros minoritarios. No importa. El desencanto y la frustración que nos producen los políticos que lideran nuestro país no son, ni deben ser  excusas para  no ejercer nuestra responsabilidad personal.

En las elecciones al Parlamento europeo nos jugamos mucho. Los partidos políticos hablan de que defenderán los derechos de España pero ese no es el motivo más importante de estas elecciones. Ya no somos una entidad separada, individual  como nación. Desde hace muchos años somos ciudadanos europeos aunque para muchos esta realidad aun  no haya entrado en sus conciencias. Y lo que se decide en Europa nos afecta a todos y nos marca las leyes con las que nos regimos en cuestión de Salud, Educación, Emigración, Cambio Climático, Agricultura  y en todos los aspectos en que nos movemos y vivimos. También afecta como nos relacionamos con el resto del mundo y como nos tratamos en el ámbito cultural, religioso, ético  y humano y como utilizamos nuestras fronteras para libre ínter cambio entre los países de la Unión Europea y con los que nos llegan de otros continentes. Todo esto se decide en este Parlamento.

Por ello y mucho más que daría para paginas enteras  y no solo una pequeña reseña como esta es de una importancia vital que los españoles votemos el día 25 haciendo una reflexión previa según nuestras conciencias y la realidad que ahora vivimos. Nadie va a decirnos que es lo mejor. Pero si podemos utilizar nuestro entendimiento y nuestras creencias para realizar cada uno y una un voto según lo que pensemos que va ayudar a nuestros jóvenes, familias y futuras generaciones a tener una vida mejor. La carta de Derechos Humanos es clara en todas estas materias arriba mencionadas y exige alimentos, casa, trabajo y una vida digna para todos. Para los creyentes el Evangelio y las palabras de Jesús son también un buen directorio a tener en cuenta. Las tragedias humanas de los emigrantes que mueren en nuestras playas y fronteras debería tocar nuestros corazones a los que tenemos un solo Dios y Padre para todos los habitantes de este planeta.

No dejemos pues de votar y utilicemos ese  día libre del Domingo solo para nuestro descanso, placer y viajar. Tenemos una posibilidad, ¡aprovechémosla!. Mas tarde no nos quejemos.

8 may. 2014

Amin Maalouf: Las primaveras árabes


Mucha gente nos preguntamos que ha pasado con las primaveras árabes que comenzaron hace tres años y que balance podemos sacar de aquellos movimientos que parecían traernos un aire fresco a todos.
Un escritor de fama universal Amin Maalouf  y miembro de la Academia francesa  en 2011, el mismo año que se iniciaron las revoluciones,  nos ha  hecho un pequeño análisis de todo ello.

Pero la casualidad es que hablando recientemente con una amiga en Logroño de literatura y libros que nos gustan  me encarece fuertemente a que no deje de leer un libro que le ha impactado mucho,  dice que es breve y no me nombra su autor pero si el titulo de la obra:  “ Los desorientados”. Pues es precisamente  la ultima obra de Maalouf y tengo que llamarla para decírselo por si no lo recuerda. 
Maalouf que  es un constructor de puentes entre Oriente y Occidente  y en este su ultimo libro relata el retorno del exilio en este Oriente perdido y fantasmal. 



Amin en una entrevista que tuvo este año en Francia sobre el tema de las primaveras árabes comenta que “ no duda de la capacidad de los pueblos árabes de salir del atascamiento en que se encuentran hoy en día. Sin embargo viendo la realidad que sucede en numerosos de estos países comenta la perdida de  un poco de  esperanza puesto que ya no queda mucho de lo que se deseaba conseguir. Tal vez con la excepción de  Túnez. El resto es bastante lamentable porque han sido ahogadas y rotas  muchas aspiraciones que tal vez un día puedan volver”.

Para este cristiano libanés  el progreso no es una receta milagrosa. Hacen falta instituciones que funcionen, la aceptación de la igualdad de todos los ciudadanos sea cual sea su religión, su etnia o cualquier otra diferencia. Este  mundo no es  fundamentalmente diferente del resto del planeta. Son los mismos principios los que conducen al progreso:  el estado de derecho, la democracia, la separación de la política de la religión, de las aspiraciones de  identidad de la religión, un camino político de confianza.
No cabe duda que leer a este escritor produce un placer muy grande pero si a eso se añade su compromiso personal entre culturas y se deseo de acercarnos los unos a los otros hace de sus obras algo que nos inspira a todos a conseguir ese ideal.