10 abr. 2013

Paolo Giordano


1                5

La soledad

3                7
de los numeros primos
9    11        13


He leído la soledad de los números primos de Paolo Giordano de un tirón.
Para mi de un tirón no significa que no pude dejar la novela hasta terminarla sino que he utilizado todos los momentos libres que tenia para la lectura en esa novela.
Desde el primer instante te agarra y ya te provoca a seguirla. Y no me extraña que haya tenido tanto éxito y que la vayan a traducir a 23 idiomas. Lo que me intriga ahora es su autor. Un joven italiano de unos veintitantos años. Yo también estoy convencida de que las novelas buenas como cualquier obra de arte de música, pintura , escultura, ya se tiene dentro de uno, una misma y lo único que hace su autor es sacarla fuera de si. Lo demás puede entrar en el terreno de la composición, de la narración, de la biografia, de acumular datos y personajes con que escribirlas. Pero no la creación.

La soledad de los números primos me ha parecido una novela desoladora y me ha fascinado. Y me alegro de no haberme cruzado con ninguna critica literaria sobre ella antes de leerla, ni buena ni mala así mis impresiones no están condicionadas por nada.
He encontrado la novela de una belleza estética imposible de describir porque es una belleza que se me manifestaba en los momentos mas duros, mas hondos, en el sufrimiento. Como si la belleza pudiera tocarse.
Sus personajes todos, menos una excepción que solo interviene al final como un amigo en la vida profesional se han quedado estancados en un acontecimiento del pasado que les inhabilita para la vida y para la felicidad que tienen al alcance de su mano. Sus vidas se han parado en un momento dado y ya son solo muertos vivientes. Ninguno de ellos hasta la mujer que cuida la casa y hace de ama de casa, vive en la realidad.
Su incomunicación es total...un silencio que sobrecoge y que hace creer malos entendidos, que nunca se atreven a despejar por la comunicación o a poner las preguntas que podrían llevarlos a la redención y a la felicidad. Un silencio, una soledad total les invade...Solo los ojos y la piel hablan en algunos momentos porque no pueden ser controlados por sus personajes. Y así expresan sentimientos de amor que nadie vocaliza, usando gestos y sonrisas y se hacen tiernos y queridos por el lector...Se han negado el derecho a la vida y la felicidad.
En su ultima pagina me he quedado inmovilizada, la verdad es que no sabia que hacer y he permanecido unos minutos intentando poner mis sentimientos en orden. Luego he cerrado el libro muy lentamente.
!Que soledad tan grande! !Que libro tan extraordinario!
¿ Quien eres Paolo Giordano?

No hay comentarios: