26 oct. 2009

Yo me manifiesto


Este pasado fin de semana han tenido lugar en Madrid tres manifestaciones importantes: la del hambre, la de la ley de extranjería y la del aborto. No hay que aclarar que la gente se manifestaba en contra de estas tres cosas y parecía que todo el mundo se había puesto de acuerdo que de todo el calendario del año estas eran las mejores fechas para realizarlas.
Así que paso lo que debía de pasar. A la manifestación más importante que era la de la erradicación del hambre en el mundo acudieron unos pocos y los de siempre. Religiosos y religiosas, misioneros, parejas jóvenes con niños, voluntarios de ONGs que luchan contra la pobreza y el hambre, Sindicatos y Comisiones Obreras. Las clases obreras y emigrantes son los que más sufren la crisis y el paro y los que no tienen dinero para ayudar a sus familias en países que ya sufren del hambre. Se han pronosticado 1.000 millones para este año 2010.
La de la ley de extranjería fue un poco mas de lo mismo pero con muchos emigrantes y Asociaciones que los apoyan y la verdaderamente masiva y anunciada con una presencia de mas de un millón de personas, dicen que hasta de dos fue la del Aborto, que claro ya esta aprobado en España desde hace años pero a la que se quiere ampliar con muchas mas concesiones de edad y libertad para los jóvenes. Esta eclipso a las otras dos y en el Centro de Madrid, Castellana y adyacentes no cabía ni un alfiler.

Yo tengo sensaciones muy encontradas a cerca de una gran mayoría de gente que acude a millares a las manifestaciones y la tengo por una razón muy banal y simplista. Pero me explico. Desde la primera legislación del Gobierno de Zapatero no he vuelto a ver las Noticias de la Tele. Tome la decisión hace unos años cuando todo lo que se veía en ellas era una constante lucha, descalificación de la oposición, insultos y un No rotundo a cualquier proyecto que se presentara. Me humillaba la imagen de clase política que estábamos dando en los paises de la Unión Europea y del mundo entero puesto que más parecía una lucha de vendedoras en el mercado cerca de mi casa que un debate político.
Decidí que esos señores del partido que fueran no iban a notar mi ausencia delante del televisor y yo sin embargo iba a ganar la paz del corazón y de la mente sin tener que aguantar sus estupideces, insultos e irritabilidad. Sé que el 99 por ciento de las personas a las que les digo esto no están de acuerdo conmigo pero al uno por ciento que soy yo me va la mar de bien. Creo estar enterada de lo que pasa en el mundo por los periódicos y muchas otras posibilidades de acceder a lo que sucede importante en él. Además de que tengo acceso a "buenas noticias" que la Tele nunca da.

Soy muy partidaria del dialogo y no la cerrazón aunque los puntos sean muy
divergentes. Creo que entrar en el dialogo facilita la posibilidad de paliar algunos extremos del que piensa diferente a mi pero el No de entrada me excluye de esa posibilidad. Cuando los Gobiernos cambian, los que pasan a la oposición no abrirán la boca para criticar a las leyes que ellos han puesto y los que estén en el poder no las derogarán o paliaran para no hacerse “impopulares”. Entonces me pregunto yo ¿harán manifestaciones los que estaban el sábado pasado en Madrid? ¿ Exigirán cambio de las leyes entonces que sus partidos están en el poder?¿ O simplemente se habrán olvidado de ellas y a vivir como si nada hubiera pasado? Sé que la memoria española es muy corta.
Mi conclusión es que hoy en España no hay partidos de derechas o de izquierdas, ni de los que defienden unos ciertos valores o quienes intentan cargárselos. Aquí todos los políticos son muy parecidos y cuando suben al poder lo que prima es eso: el poder y el ganar dinerito que para eso estamos. Y si no es verdad que me lo digan los que ven la Tele todos los días.

No hay comentarios: