23 jul. 2012

Kiriath Jearim: Retazos de un viaje


 foto de Wikipedia

Mucha gente solo conoce el Arca por la película que hizo famoso a Harrison Ford, “En busca del Arca perdida”.

Pero el Arca es un símbolo de la presencia de YHWH en el antiguo Israel. Los israelitas no pueden pronunciar el nombre de Dios y por eso esta representado con esas letras consonantes.
En realidad el Arca se perdió a través de tantos viajes e invasiones que tuvieron que sufrir los israelitas y nadie hasta la fecha sabe que ocurrió con ella.
Pero cualquier persona que visite Israel puede acercarse a Kiriath Jearim que en hebreo significa “ciudad de los bosques” que se encuentra a unos 15 kilómetros Oeste de Jerusalen que en la antigüedad fue una ciudad fronteriza de las tribu de Judah, Dan y Benjamin. Tenia un agua excelente y los filisteos que siempre fueron una espina clavada en la piel de los Israelitas, devolvieron allí el Arca de la Alianza que habían conquistado en la batalla de Aphek y que esta narrado en el primer libro de Samuel en la Biblia. Y allí parece que permaneció hasta los tiempos del rey David.

El Arca tenia distintos significados. Era el símbolo central de las tribu de Israel.

El Arca significaba la unidad y la coherencia entre las tribu y su fidelidad a YHWH que les acompañaba en sus viajes. Era su líder y El protegía a Israel de sus enemigos. Los israelitas la llevaban en sus batallas lo que no aseguro su éxito contra los filisteos que la conquistaron en la citada batalla.

El segundo significado es religioso. Aseguraba la presencia litúrgica de YHWH en Israel. Se utilizaba en procesiones y fiestas importantes y luego se guardaba en el templo de Jerusalen que fue construido por el rey David pasando este templo a ser su morada permanente. Allí se guardaba el Arca.

Un tercer significado es también religioso y se recoge en el libro de Deutoronomio en donde el Arca es simplemente el lugar en donde se guardan las tablas con los diez mandamientos que Dios entrego a Moisés en el Monte Sinai.
La ultima mención del Arca se encuentra en el capitulo 3 del profeta Jeremías en donde se pierden toda traza de ella al ser destruido el templo de Jerusalen en el año 587 antes de Cristo.

Lo que es indiscutible es que el enigma y el misterio que rodea a este objeto sagrado ha transcendido los siglos y ha llenado de imaginación las mentes de escritores , pintores y artistas. Las versiones en donde se encuentra el Arca son innumerables pero ninguna verdadera.

Israel es un país en donde las excavaciones se suceden porque su subsuelo guarda los restos de cientos de pueblos y civilizaciones.
No hay ninguna duda de que muchos arqueólogos siguen soñando encontrarla un día. Pero quien vaya a Israel puede tener el placer de pasearse por ciudades y desiertos como ella lo hizo, aunque con la a diferencia de que lo haga a lomos de camello o mulas.