24 oct. 2016

La alcaldesa parisina espera que se construyan cien hectáreas de jardines de aquí al año 2020.


Paris se encuentra en pleno proceso para convertirse en una capital “verde”. Las autoridades de la capital de Francia han aprobado una ley que permite a los ciudadanos tener sus propios jardines o huertos urbanos dentro de los limites de la ciudad.

Para conseguir esto los parisinos deberán obtener un permiso municipal que les permita cultivar sus huertos en terrazas, paredes, oficinas hogares y cualquier otra dependencia de la ciudad. Incluso en las tazas de los árboles.

Pero esto lleva consigo algunas condiciones: quienes deseen plantar sus huertos deben aplicar prácticas sostenibles, fomentar la biodiversidad y evitar cualquier tipo de pesticida. El municipio por su parte, emitirá los permisos por tres años con posibilidad de renovación y al mismo tiempo les otorgará una suerte de “Kit de siembra” con semillas y abono.

Esta extraordinaria iniciativa para la ciudad de Paris me recuerda la ya antigua y famosa  película “Green card” en la que la biólogo jardinera Andy Mc. Dowell iniciaba una boda de “apariencias” con Gerard Depardieu  condición indispensable, para así poder mantener el ático que había alquilado en un edificio de Nueva York en el que se dedicaba al cuidado de sus plantas y flores.

En  Paris ya no necesitaría casarse.


No hay comentarios: