27 jul. 2008

La crisis economica: una oportunidad para Africa


La crisis económica: una oportunidad para África.

Ahora si, ahora si que parece que no hay ninguna duda en que los españoles estamos de lleno inmersos en una crisis económica. Nada de recesiones, ni de paralización del crecimiento anual, ni nada de todas esas palabrejas. Pura crisis económica.

Y los hechos hablan por si solos: paro en el sector de la construcción, no se venden los pisos e inmuebles, los precios de los alimentos han subido con arreglo al año pasado de una manera catastrófica y el barril del petróleo ya se ha llegado a pagar a más de 140 dólares estas ultimas semanas.

Y parece que los tiempos malos aun están por llegar y vendrán con el invierno y el frío. ¿Se puede tocar fondo? Pues parece que si porque esto de la economía es complicado y mejor dejarlo para los expertos pero en realidad a poco que se sepa se puede decir sin mucho error que en crisis económicas no es bastante reaccionar y dejar de gastar tanto porque eso perjudica al mercado de consumo y con ello se pueden cerrar grandes y pequeñas empresas con el consiguiente despido de trabajadores y también porque si el ciudadano medio que es en su mayoría el que esta pagando hipotecas y créditos dejara de pronto de hacerlo entonces si que estaríamos en un agujero oscuro. Algo así comenzó en los EE.UU. a principios de año pero nadie parecía hacerle mucho caso porque no nos rozaba a nosotros. Pero el dicho ya se sabe “cuando veas las barbas de tu vecino quemar pon las tuyas a remojar”.

Durante mis estancias en España proveniente de Malawi mi familia a la que incluyo cuñado, cuñadas, sobrinos y sobrinas hechos y derechos se me ha hecho muchas veces la pregunta de cómo iba África. Y como decir la verdad es a lo que me han enseñado siempre pues yo contestaba que mal, que mas pobre que antes y que soluciones fáciles no existían pero que daba verguenza ver como año tras año se pagaba a los agricultores africanos precios iguales o menores por sus productos de algodón, tabaco, te, maíz, café debido a los monopolios y la dichosa globalización y economía liberal y el hecho de que eso sirviera para que nos enriqueciéramos o viviéramos mejor en la otra punta del mapa. Al llegar a este punto de la conversación intervenía siempre alguien para decir que dejáramos de hablar de cosas tristes y cambiáramos de tema no sin antes que yo pudiera añadir que bueno que lo dejábamos y que esperásemos a que un día los precios baratos se terminaran y los chinos vinieran. Algunos ojos me miraban como si yo me hubiera puesto en ese momento a hablar de la luna.

¡Pues bien los dos han llegado! Y no de la luna…

Ahora todo el mundo sabe que los precios de los alimentos se han puesto por las nubes porque entre otras causas hay un mercado de intermediarios que se esta haciendo indecentemente rico a costa de traficar con ellos y también porque ya han llegado los chinos.

Y esto ya es una buena oportunidad para el continente africano. En los años sucesivos los chinos pueden conseguir lo que no han conseguido los del G-8 por falta de voluntad política. Y es dar de comer a sus miles de millones de bocas comprando en el continente africano productos alimenticios y de primera necesidad a precios de mercado y teniendo en frente unos interlocutores que pueden dialogar con ellos en condiciones de más igualdad que no poseían hasta ahora. Y para eso China ofrecerá y ofrece ya , tecnología, inversiones, mano de obra que sirve a países de África que sepan aprovecharlo la oportunidad de hacer un desarrollo real y utilizar sus recursos humanos cualificados evitando así la fuga de sus cerebros al exterior del continente. ¡Y no digamos de los rusos que empiezan a darse cuenta de lo que hacen sus vecinos del piso de la derecha! Algo que se puede empezar a imitar puesto que también son muchos millones y con muchas bocas que alimentar.

Mi cuñado ya me decía este pasado Marzo que no íbamos a poder comer el jugoso jamón de Pata negra ni beber mucha lechita porque los chinos lo estaban comprando todo. Pues si, algo así esta pasando y al final para solventar la crisis alimenticia mejor será que volvamos a alquilar la casa del pueblo para la cría de gallinas y cerditos y sino podemos pues habrá que pensar en como sacar al niño de su cuarto e iniciar la pequeña granja en la ciudad.

¡Que vienen los chinos!

Y yo me alegro por África.

No hay comentarios: