16 ene. 2013

Cosas curiosas: El mundo al revés



Mientras que en Europa y en el mundo Occidental invertimos mucho dinero en ponernos en forma y sobre todo en adelgazar para sentirnos bien e ir a la “moda”, en  un país del continente africano, Mauritania tienen la costumbre de cebar a las jóvenes hasta convertirlas en obesas y así asegurar su matrimonio. Si se es delgada o de peso normal no encuentra marido.

El cebar a las jóvenes es incluso una profesión que hace ganar dinero a quien la practica. Los productos utilizados:  unas dosis de hasta diez litros de leche diarios y la comida  tradicional del país, el cuscús.
Si tenemos en cuenta que las jóvenes son ya dadas en matrimonio a través de un contrato entre familias a la edad de 12 y 13 años, eso significa que el “engorde de las jóvenes comienza dos o tres años antes y cuando se es aun una niña. Los sufrimientos que esto conlleva son muy grandes, no solo físicos y psíquicos durante ese periodo de tiempo sino fatales para la salud de esas mujeres una vez tienen que dar a luz y más tarde sobrellevar los síntomas y enfermedades que la obesidad trae consigo: diabetes, reumatismo, sobrepeso en el esqueleto óseo, etc. Algunas de ellas a la edad de 30 años parecen mujeres de 60 o más, con verdaderos síntomas de envejecimiento prematuro debido a la obesidad y al hecho de haber comenzado a ser madres a una edad tan temprana como los 13 y 14 años.

Esta practica intenta ser combatida por Asociaciones de Mujeres que luchan por los derechos de la mujer dentro y fuera del país mauritano. Un acto muy humanitario para todos los que apoyan esta lucha.



No hay comentarios: