23 may. 2008

La fascinacion del desierto


La fascinación del desierto

Ese es el titulo del último libro del escritor argelino internacionalmente conocido, Rachid Boudjedra. . Ayer jueves 22 de Mayo hizo la presentación de el en una conferencia titulada”Cinco fragmentos del desierto.”

En la biblioteca en la que trabajo hay más de 20 obras de este escritor y yo no he leído nada de él. Mi ignorancia de los autores de lengua árabe es total y se que me estoy perdiendo algo muy bueno. Después de leer Mil soles esplendidos y Cometas en el cielo de Khaled Hosseini, escritor agfano, mi interés por la literatura del sur de Europa y la región del Magreb se ha despertado como los ojos de una niña que no ha visto jamás la luna o las estrellas. Además ahora vivo en Argel por un tiempo indefinido y esta es una buena ocasión para aprovecharme de conocer el arte en sus orígenes.

La presentación por el escritor fue corta, hablo mas de su vida y de los lugares en los que había vivido que sobre su libro. Una vida muy interesante, llena de experiencias en la que el escritor ha tenido que vivir en distintos países por su defensa de la democracia y de las libertades humanas. Ateo por convicción reconoce públicamente las grandes amistades que ha fomentado con gente creyente y el gran respeto que le merece la Iglesia en Argelia y los católicos pertenecientes a ella. Por el compromiso que a través de los años, las guerras y los problemas la Iglesia siempre ha tenido con la gente sencilla y todos los argelinos. Una Iglesia que el llama verdaderamente argelina. Hay que recoger las flores cuando se reciben. Suele ser pocas veces.

El debate se centro naturalmente en el desierto que Boudjedra tan bien conoce por haber vivido muchas veces en el. y sobre la fascinación que ejerce sobre el. Una fascinación que Boudjedra dice es como una droga. La inmensidad del desierto hace que nos sintamos muy pequeños y nos demos cuenta de lo insignificantes que somos en comparación con el. El desierto también tiene el poder de atraernos, de centrarnos, de volvernos hacia el interior de nosotros mismos. Esto lo explicaba muy bien dando el ejemplo de grupos que visitan el desierto pero que inmediatamente que lo pisan se les ve dispersarse individualmente y comenzar a andar solos por en el placer de unirse a esa soledad.

El desierto habla, esta vivo, pero no se oye, la arena esta en constante movimiento haciendo que las dunas cambien de un lugar a otro, y en sus piedras y subsuelo viven innumerables insectos, plantas, piedras, pequeños animales. El desierto esta habitado pero no es algo aparente a los ojos.

Su diferencia con el Mar es grande. Boudjedra piensa que el Mar esta vivo, siempre hablando pero el desierto esta silencioso.

Aquella comparación me intereso mucho puesto que desde muy pequeña yo soy adicta del agua y al mar. El mar me atrae siempre hacia dentro como si me hipnotizara, como si en el pudiera encontrar toda la fuerza y la renovación física y espiritual de mi ser. Cuando entro en el mar siempre tengo el deseo de adentrarme unos metros mas, y cuando lo hago y no miro ya hacia la playa, vuelvo a nadar otros metros, para volver a sentir el mismo tiron llamándome. El agua comienza a estar mucho mas fría en la profundidad y en los pies y en todo el cuerpo se reconocen las corrientes distintas que lo mueven. El mar te acoge y te mantiene.

Y es entonces que con una sonrisa recuerdo la voz de Julio de cuatro años diciéndome un día: “ tía, no te vayas tan lejos” y mi respuesta a su preocupación:” no cariño solo hasta las boyas y las barquitas y vuelvo.¿Vale? “Pero el desierto parece ser muy distinto.

Boudjera leyó sus cinco fragmentos de otros escritores de hace cientos de años que han vivido y sentido esa fascinación, esa adicción, y que terminaron por vivir en el. Los versos de un poeta me deslumbraron:

“Nunca me canso de buscar en los rostros de las personas lo Humano,
y en el desierto, los pasos de Dios.”

A mi me pasa lo mismo y yo hago míos esos versos cambiando la palabra desierto por la del mar pero sabiendo ahora que un día tendré que ir al desierto y verificar esa sentimiento.




No hay comentarios: