4 sept. 2008

Una manera de ser y estar



En el pasado mucha gente de buena voluntad, humanistas, ateos o con creencias religiosas salían de sus países y dejaban sus familias y amigos para intentar ayudar al desarrollo de los pueblos mas desfavorecidos construyendo hospitales, escuelas, centros para la acogida de niños huérfanos, los niños de la calles cooperativas para el desarrollo y ayuda a la mujer y un sin fin de cosas mas.

Los pioneros y pioneras en este campo fueron y aun siguen siendo en muchos lugares del mundo los misioneros cristianos y católicos que han desarrollado una labor inmensa para la promoción de muchos países africanos y latino americanos. Muchos de los líderes africanos que subieron al poder en los años de la Independencia en África se educaron en Escuelas Cristianas y formaron los gobiernos y cuadros de intelectuales y profesionales que fueron capaces de tomar las riendas de sus países en el momento adecuado. Estamos hablando de más de un siglo de esfuerzos y trabajos penosos en condiciones muy difíciles empañados por la sombra de la colonización.

En el último cuarto del siglo XX las ONG empezaron a desarrollarse. Eran la plataforma ideal para agrupar en ellas a cientos de voluntarios que carecían de una vocación religiosa y misionera a la vez pero que si tenían el deseo muy fuerte y honesto de dar años de su vida, meses o semanas a ayudar a los pueblos en vía de desarrollo.

En Inglaterra es muy difícil encontrar algún estudiante universitario que no haya estado en algún país de lo que fueran antes colonias inglesas. Es tan normal como hacer una visita a su propio país durante unas vacaciones universitarias o tomar un año sabático antes de comenzar otro periodo de estudios.

Estas ONG continuaron con el mismo patrón iniciado por los misioneros con la particularidad de su movilidad , sus proyectos concretos a corto o largo plazo, y ayudas puntuales de profesionales sobre todo de la Medicina a hospitales y centros de Salud que no tienen aun los recursos humanos que poseemos en ciertos países de Europa o EE.UU. Hoy día en España proliferan estos grupos que realizan una excelente labor.


Yo pienso que en el momento presente algo tiene que cambiar de ese tipo de presencia y ayuda. Los Gobiernos con sus ayudas de Cooperación y pactos de comercio, fronteras e intercambio de productos son los agentes con el poder necesario para desarrollar esos países. Es una obligación moral y además una deuda a pagar que tienen contraída desde hace mucho tiempo.

Por el contrario algo nuevo tiene que surgir en el mundo tan violento en que vivimos. La necesidad de conocernos, de crear lazos de amistad, de intercambiar valores de nuestras culturas y tradiciones y de crear grupos humanos en los que todos se sientan acogidos sin diferencias de color y lengua para crear una cultura de la Paz.

El ser occidental ha caído en la trampa de medir su valía por lo que produce y hace con su tiempo (el tiempo es dinero) y hacer este giro le resulta muy difícil. No producir construyendo edificios, abriendo caminos o cavando pozos tan necesarios en muchos países no tiene lógica o es visto como una perdida completa de capacidades profesionales e intelectuales.

Pero en un mundo en el que existen países con numerosos conflictos bélicos, violencia, muerte y constantes mareas humanas de desplazados tal vez lo que todos necesitamos son esos grupos de personas que en esos mismos países sean capaces de vivir unidas y convivir en paz para dar un testimonio al resto del mundo en que es posible que esa utopía puede ser una realidad.

Esta podría ser una manera muy concreta y necesaria a mi parecer de vivir la Misión y que expresan de una manera silenciosa pero muy efectiva y visiblemente las motivaciones profundas que mueven a los cristianos, musulmanes, hindú, budistas u hombres y mujeres de buena voluntad en su lucha y esperanza por crear un mundo mejor y en Paz.

Simplemente ser, estar y juntos.

1 comentario:

Petrusdom dijo...

Nos recuerda Adela Cortina que según la filosofía de Kant hay que lograr una sociedad que sea "el reino de los fines", una organización social en cada persona fuera considerada un fin en sí misma y no sólo como un medio. Así se lograría leyes comunes para que todos consigan sus fines machacar a nadie.
Un abrazo