27 oct. 2008

Africa, una paradoja


No tengo un diccionario a mano pero creo que paradoja significa contrastes fuertes de ideas, de situaciones, de hechos que muchas veces se contradicen. Escuchamos a menudo que una persona es una paradoja cuando la vemos actuar de una manera muy diferente a como ella se define o representa ante los demás.

Hace dos días se entregaron en Asturias los Premios de la Concordia, Príncipe de Asturias a personalidades del deporte, de la ciencia y de las artes. Este premio parece ser que va tomando tanta importancia que muchos de sus laureados son también candidatos a los premios Nóbel otorgados hace un par de semanas.

Este año he visto con mucha alegría como cuatro organizaciones que se dedican a la investigación de la enfermedad de la malaria en África han sido premiadas por sus trabajos y por su dedicación a encontrar una vacuna a esta enfermedad que mata a millones de personas al año. En África la malaria es peor que el mismo Sida porque produce pobreza y hambre. La cronicidad de esta enfermedad mengua las fuerzas y también la inmunidad de las personas preparándolas para la recepción de otras enfermedades e incapacitándolas para el trabajo y las tareas diarias. En el caso de la mujer gestante puede producir el aborto del feto y la perdida de esa vida.

Todos los que hemos vivido muchos años en este continente nos hemos preguntado muchas veces con dolor el porque los países con mas recursos no hacían mas esfuerzos por encontrar la vacuna y un mejor tratamiento para la malaria.

El Doctor Alonso que con su mujer, también medico lleva trabajando veinte años con esta finalidad recibió junto con doctores africanos de centros de Mozambique y Tanzania el premio Principe de Asturias. Ver a los africanos recogiendo este galardón y alzando sus brazos para saludar al publico que les aplaudía me lleno de satisfacción y orgullo. El Doctor Alonso explicó en una entrevista que dio a los desayunos de TVE el día anterior que la vacuna se podrá utilizar dentro de un par de años y solo protegerá en un 30 o 40 % pero se llegara a conseguir su total eficacia en un futuro muy próximo. La lucha contra esta enfermedad debe de implicar a todos los sectores de la sociedad porque para vencerla es necesaria la prevención, la desinfectación de las aguas en donde viven los mosquitos, las casas y una mejora de las condiciones de vida de los africanos.

Cuando al Dr.Alonso le preguntaron que habían significado para el y su familia estos años en África el respondió sin dudarlo que había sido un privilegio el haber vivido en África.

Y esta es la paradoja. África es el continente de las hambrunas, las guerras, las enfermedades endémicas, y los desplazados. Y sin embargo todos los que hemos vivido alli sentimos que hemos tenido una suerte inmensa, que África ha sido un regalo tan grande en nuestras vidas que nunca podremos agradecer o pagar.

Porque África es el continente de la belleza. En donde las puestas de Sol se convierten en espectáculos de fuego y colores que te quitan la respiración. Desde el color oro a todos los rojos, a los azules y los violetas, a escenarios de nubes en llamas, de soles que arden y van desapareciendo en el horizonte a la vez que miles de insectos inician su música para anunciar que son los dueños de la noche. En donde es el único lugar del mundo en que cada mes se puede salir a un jardín y leer a la una de la noche un libro con la luz de la luna. “ Tomar la luna”. A ver esa luz completamente blanca iluminando los árboles, las plantas y las flores como si fuera transparente, cristalina y se la pudiera tocar y con ello haber tocado la misma luna. Esa luz que parece nieve blanca sobre los techos de hojalata de las casas, y que te da la sensación que se puede respirar y absorber dentro de los pulmones.

En África la tierra es roja, y la lluvia tan fuerte y tan potente que en unos segundos no se puede ver ni a diez centímetros de distancia porque el agua cae en cortinas, una detrás de otra y como si los cielos se hubieran abierto y descargaran océanos de agua, hasta que de repente cesa y esa tierra te envuelve en todos los olores de la Naturaleza que nunca has podido imaginar. No es solo la tierra sino todo lo que te rodea lo que se ha lavado como alguien que se engalana para una fiesta. Y las sensaciones de bienestar te penetran por los sentidos. Todo es motivo de fiesta para los africanos. Porque es todo eso que llevan dentro de si, que los ha configurado y que les ha dado la vida. Belleza, armonía, ganas de vivir, de danzar y de reír.

Toda una paradoja vivir en África y si que es un verdadero privilegio vivir con los africanos.

No hay comentarios: