22 feb. 2008

Malawi. Manos Unidas



PROYECTO EN MALAWI

Programa de Prevención del SIDA y de apoyo a domicilio

En la diócesis de Lilongwe, que ocupa la zona central de Malawi, y tiene unos 3.500.000 habitantes, la tasa de personas infectadas por el VIH se ha disparado en cuestión de décadas. La dimensión de esta tragedia puede entenderse mejor si tenemos en cuenta que el 45% de la población es menor de 15 años y el 52% está entre 15 y 45 años.

Conscientes de esta situación, la diócesis de Lilongwe puso en marcha, en 1994, un programa de prevención del SIDA, cuya coordinación recayó en la Hna. Amparo Cuesta. Se trata de un ambicioso plan de prevención del contagio de la enfermedad y de asistencia a los enfermos en su propio hogar.

De esta manera, muchos de los enfermos registrados en el programa reciben en sus casas la visita de enfermeras y médicos asistentes, y otros muchos son visitados por voluntarios, que dispensan a los pacientes atención física, psicológica y espiritual.

El proyecto, además, contempla una faceta preventiva consistente en visitar a escuelas, grupos juveniles, parroquias y domicilios para ofrecer información veraz y formación adecuada.

Además de todo ello, el programa atiende a niños huérfanos (más de un millar) cuyos padres han fallecido víctimas del SIDA.

La asistencia sanitaria es una prioridad para Manos Unidas, que ha apoyado en varias ocasiones las peticiones de colaboración en este sentido, provenientes de muchos misioneros (religiosos y laicos) que llevan décadas trabajando por la población de Malawi.

Malawi

Malawi es un pequeño país de África, que carece de riquezas naturales: petróleo, diamantes, metales preciosos y de todo tipo de infraestructuras, sanitarias, educativas o agrícolas, en parte, debido a que la pandemia del SIDA está diezmando la población en edad de producir.

Se estima que, de continuar esta progresión, para el 2015 habrá un millón de niños huérfanos por está causa. Otras enfermedades mortales son la malaria, la tuberculosis, el cólera y la bilarcia, que unidas a la desnutrición contribuyen a que la esperanza de vida se sitúe en tan solo 41 años. La anemia, causada en parte por la malnutrición y en parte por la malaria, es muy común entre las mujeres embarazadas y los niños.

No hay comentarios: