17 dic. 2007

Mirar sin Ver

Dice mi hermano que un día su cuñado un doctor en Medicina esperaba a su mujer y a sus hijos a la puerta de una Iglesia. Habían ido a atender la misa dominical. El es un hombre de buena planta , pelo ondulado e iba vestido de sport con una chaqueta bonita de pana, zapatos a juego y se encontraba a la puerta de la Iglesia esperando unos minutos después de haber aparcado el coche. La Misa terminó, la gente empezó a salir y entre los primeros un señor de unos 70 años que al pasar a su lado le agarró por la manga de la chaqueta y le dijo con un tono manda torio: "Tome, tome " . Nuestro amigo abrió la mano porque no sabía a que se refería y el susodicho señor le depositó una limosna de un par de euros en la mano. Siguió adelante y no puedo darle ni las gracias. !!! Cuando su mujer e hijos salieron él les explicó que acababa de recibir una moneda pero no de las que ella excavaba en sus búsquedas arqueologicas!!

Una vecina nuestra nos contó este invierno que al salir del Banco una mañana dio un resbalón y se pegó contra la puerta del Banco y se hizo mucho daño en el brazo y en el hombro. Parece que se mareo un poco y que al ver salir a un señor detrás de ella le dijo: " Por favor, ayudeme, ayudeme!" . A lo que el flamante caballero le contesto: " lo siento, pero no llevo nada suelto" !!.
No hace falta decir que esta señora iba como el otro de nuestros amigos muy bien vestida porque aunque hubiera ido mas sencilla lo que denota la comicidad de las dos situaciones es que la gente pasamos por la vida sin VER a los que nos rodean y tal vez en muchos casos incluso sin mirar más allá de lo que nos da la largura de nuestras narices.
Hacemos las cosas mecánicamente sin preocuparnos de la persona que tenemos delante para nada y cada vez nos volvemos mas insolidarios con los que tenemos alrededor nuestro cuando tal vez pertenecemos a múltiples ONG u obras de caridad y pagamos mensualmente cuotas para ayudar a gente que no conocemos al otro lado del mundo. Tal vez lo hacemos por eso, porque no están cerca de nosotros y nos molestan.
Menos mal que estos son casos cómicos no muy generalizados y que por eso van un poco como chiste y moraleja. !Que no nos caigamos a la puerta de un Banco!!.

No hay comentarios: